miércoles, 8 de febrero de 2012

Luego de las vacaciones, la vida continúa

En ocasiones volver a empezar con la rutina de siempre, no siempre es fácil.





Las vacaciones pasaron como un suspiro, apenas comenzaron cuando de repente, ¡zum! se acabaron.







En este regreso de Vacaciones, al vaciar las maletas, sacudamos la arena de la playa, la tierra de la montaña, ordenemos la ropa, acomodemos los recuerditos que compramos para nuestros conocidos y sacudamos los libros de oración, que usamos todos los días de vacaciones. Y cuando tengamos la maleta vacía, limpia y lista para guardarla nuevamente, alegrémonos el corazón, dándole gracias a Dios por esta bendición de vida que en lo grande y en lo pequeño estamos obligados a reconocer y a bendecir.





Hagamos en tres minutos una gran oración, primero dando gracias a Dios Padre por todas sus bendiciones; segundo, pidiendo perdón por todo lo que deberíamos haber hecho bien y voluntariamente no hicimos y tercero, pidamos al Espíritu Santo que nos ayude a manejar, con sabiduría y fortaleza, pero sobre todo con amor a Dios, lo que está por venir al día siguiente. Entonces, la “tristeza” del regreso se transformará de esta manera en una inmensa alabanza a Dios Nuestro Señor, que en cada momento de nuestra vida está al pendiente de lo que realmente necesitamos.





Ahora en este regreso a la vida diaria, también por favor, queridos hermanos de esta comunidad parroquial, recuerden pedir en sus oraciones por el bien y la permanencia de este blog, pedir por esta herramienta de Dios, que sigue de pie solamente con la ayuda de sus oraciones y el material que hagan llegar para ser publicado. Nos seguimos viendo y compartiendo los dones que el Señor nos regala, para ser partícipes activos y gozosos en esta tarea de evangelización que en Señor nos encomienda en nuestra querida parroquia. Hagamos una red de oración para que este deseo se haga realidad.







Comparto la preciosísima oración al Sagrado Corazón de Jesús, la parte que dice “¿Por qué te confundes y te agitas ante los problemas de la vida? Déjame al cuidado de todas tus cosas y en todo te irá mejor. Cuando te abandones a Mí, todo se resolverá con tranquilidad según mis designios...” es realmente tentadora al invitarnos a soltarnos en sus manos y comenzaremos a ver con ojos más optimistas todo, todo lo que Cristo nos permite, nos da, nos regala, independientemente de las dificultades que también Él permite para nuestra purificación y salvación eterna.





Que el Señor nos encuentre unidos en la grande y hermosa aventura de dar a conocer su Evangelio a todos los hombres. Ser verdaderos discípulos de su Palabra.





Que el Señor los bendiga y la Virgen los proteja.





Editores del blog.-

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja aquí tu comentario